viernes, 30 de diciembre de 2011

Argentina IV: Iguazú

Empapados por la exultante belleza turquesa de los glaciares, impresionados por el contacto con una fauna diversa y abundante en Península Valdés, reconfortados por la amabilidad sin par de sus gentes, llegamos al último objetivo de nuestro trayecto: Iguazú.
Foz do Iguaçu. Panorámica desde el lado brasileño.
Cataratas del Iguazú. Misiones. Argentina.
Dos opciones imprescindibles tienes para visitarlas: el lado brasileño y el argentino. Normalmente, tal como hicimos nosotros también, se combinan ambas aproximaciones. Desde Brasil, la visión es más panorámica (con permiso de la garganta del Diablo), desde Argentina te metes más entre las innumerables pasarelas construidas entre los saltos para visitarlas, a mi parecer, excesivas.
Aguas arriba del río que las da nombre, se encuentra el Salto hidroeléctrico "Caxias". Las aguas tardan desde allí 24 horas en alcanzar las cataratas. Dado que los fines de semana el consumo de electricidad es menor, la central produce menos y, consecuentemente, el caudal es más reducido. De este modo, domingo, lunes e incluso martes son los peores días para visitarlas. Así mismo, los meses de junio, julio y agosto son los de menos pluviosidad. Algo a tener en cuenta si se visitan. Esperemos que las nuevas presas proyectadas no terminen por secar esta, que es declarada una de las maravillas del mundo natural.

Al margen de la belleza de los innumerables saltos de agua, descubiertos por el afamado explorador español Alvar Núñez Cabeza de Vaca en 1541, las cataratas tienen otros muchos alicientes. Desde el punto de vista faunístico, en el parque se pueden observar especies tan interesantes como el Hornero Común (Furnarius rufus), ave nacional de Argentina, el desaliñado Pirincho (Guira guira), el vistoso Carpintero Campestre (Colaptes campestris) ó la atrevida Chara Moñuda, también llamada Urraca Copetona (Cyanocorax chrysops). Pero entre todos, ninguno tan sorprendente, no por menos común, que el Tucán Toco (Ramphastos toco). A las aves, se suman las frecuentes familias de Coatíes (Nasua narica) que pupulan por el parque ó el enorme y aquí  manso Lagarto ó Teyú Overo (Tupinambis teguixin). El término overo se aplica a los animales blanquinegros, como por ejemplo al Silbón Overo (Anas sibilatrix) que veríamos más tarde.
 

Lagarto Overo (Tupinambis teguixin). Cataratas del Iguazú. Misiones. Argentina.

¡Buscando a Wally "modo" fauna!. Tucán Toco (Ramphastos toco). Cataratas del Iguazú. Misiones. Argentina.

Nido del Hornero (Furnarius rufus), ave nacional argentina. El nido da nombre al ave, como se puede observar. Cataratas del Iguazú. Misiones. Argentina.
Carpintero Campestre (Colaptes campestris). Cataratas del Iguazú. Misiones. Argentina.
Inconfundibles nidos de Cacique ó Arrendajo de Lomo Rojo (Cacicus haemorrhous). Cataratas del Iguazú. Misiones. Argentina.

Miriápodo de tamaño sobresaliente. Cataratas del Iguazú. Misiones. Argentina.

Si ves algo caer del cielo en picado, y rápidamente girar y perderse como engullidos por las cortinas de agua de las cascadas, no lo dudes, se trata del Vencejo de Cascada (Cypseloides senex). En verdad esta entrada se hubiera quedado incompleta sin mentar a este soberbio habitante de Iguazú que construye sus nidos en minúsculas, casi imposibles repisas tras las cascadas. No se concocen otros emplazamientos para sus nidos, por lo que su supervivencia depende de las cascadas. Como, obviamente no tenemos fotos del bicho en cuestión, aquí os dejo lo más parecido que se me ocurre para tener una idea del ave: el emblema argentino de las cascadas: un tributo al vencejo de las cascadas.


 Mango Gorginegro (Anthracothorax nigricollis)
En Puerto Iguazú hay un hombre que lleva años querenciando a los colibríes a unos bebederos de agua azucarada en su propio jardín. Se trata de El jarín de los Picaflores. Parar por allí y sentarse en algún banco de su jardín es una oportunidad única para verlos bien de cerca batir sus alas hasta 70 veces por segundo (entre 30 y 70 según la especie). ¡Fue una bonita forma de completar la lista de aves de Misiones!.
Vimos Mango Gorginegro (Anthracothorax nigricollis), Colibrí Gargantilla (Leucochloris albicollis), Diamante de Pecho Verde (Amazilia versicolor), Esmeralda Ventridorada (Chlorostilbon aureoventris), Zafiro Bronceado (Hylocharis chrysura), el Ermitaño Canela (Phaetornis petrei) ó Colibrí Negro (Florisuga fusca).





Esmeralda Ventridorada (Chlorostilbon aureoventris) y Diamante de Pecho Verde (Amazilia versicolor). Jardín de los Picaflores. Puerto Iguazú. Misiones. Argentina.

Pero no sólo las clases taxonómicas superiores nos iban a deleitar en nuestra visita a esta tierra guaraní, cosa que te recuerdan los continuos puestos de artesania local que jalonan las entradas a las cataratas... Como muestra de la enorme riqueza en insectos, concretamente lepidópteros, aquí os dejo unas fotos. Sorprendente la variedad que se concentran en sitios como estos. La primera está realizada en "Puerto Macuco", lugar de embarque para navegar por el Iguazú aguas abajo de las cascadas, hasta ducharte literalmente en el salto San Martín. Evito decir que considero esta experiencia inexcusable una vez aquí.
Mariposa 88 (Diaethria clymena), llamada así por razones obvias o cómo dice mi hijo: se lo ha hecho una mariquita grafitera.

Mariposas libando sales en Puerto Macuco. Iguazú. Misiones. Argentina.
Hamadryas epinome, género experto en camuflaje. Iguazú. Misiones. Argentina.

Desde Iguazú visitamos las cercanas minas de Wanda (cuarzos y amatistas, topacios y geodas). Y en este trayecto, a priori anodino, como un sorpresón inesperado, equivalente al Serval (Leptailurus serval) que pude ver en Tanzania, apareció un ¡¡¡Jaguarundi!!! (Puma yagouaroundi) melánico que cruzó con parsimonia la carretera hasta perderse en la selva. Cuando paseas por los bosques secundarios de Misiones lo haces con la esperanza remota de poder atisvar aunque sólo sea por un fugaz momento la presencia del Jaguar (Panthera onca), pero nunca piensas en cruzarte con una especie como esta.

Visitar Ciudad del Este (Paraguay) era una opción, pero no hubo tiempo. Tercer centro comercial del mundo detrás de Miami y Hong-Kong, es una ciudad muy curiosa, llena de contrabando y un poco al margen de la ley, pero merece la pena visitarla, el acceso es complicado porque sólo puedes pasar a través de un único puente (vigila esto para no quedarte atascado). Se decía que todo este comercio financiaba a Bin Laden. Hace triple frontera con Brasil y Argentina. Ella sola genera más del 50% del PIB de Paraguay.
Skyline de Buenos Aires desde la Costanera Sur. Argentina.
De regreso a Buenos Aires, tuvimos tiempo de añadir algunas especies más a la lista visitando el periurbano parque de La Costanera Sur: El bonito Sietecolores (Tachuris rubigastra), la elegante Garza Cuca (Ardea Cocoy), el Pato Picazo (Netta peposaca), Cerceta Colorada (Anas cyanoptera), Focha de Ligas (Fulica armillata), Zenaida Torcaza (Zeanida auriculata), el Chercán (Troglodytes aeon), el notable Trepatroncos Chico, también llamada Chinchero (Lepidocolaptes angustirostris), la Gaviota Cabecigrís (Larus cirrocephalus) ó el Cardenal de Cresta Roja (Paroaria Coronata). Sí, ya lo sé, es un poco lamentable que casi el mejor sitio de pajareo que visitamos en Argentina, fuera este...

Unas cortas, diríamos pírricas 108 especies, las que salieron al paso, fueron nuestros registros en este viaje que fue de todo menos ornitológico. Dado que la riqueza en avifauna es aquí exultante (998 especies, siguiendo a Clements 6ª), no queda más remedio que regresar... y completar la región de Salta, el Paraná, los esteros del Iberá, la región de Córdoba...


1 comentario:

  1. Espectaculares fotos. Como no podía ser de otra manera.

    ResponderEliminar