jueves, 26 de julio de 2012

Empusa pennata & Mantis religiosa

Cuando un macho de Mantis religiosa intenta la cópula con una hembra de su especie, recuerda el chiste de cómo lo hacen los erizos: con mucho cuidado.. Como todos hemos oido, aunque no es ni mucho menos un comportamiento sistemático, el macho pierde la cabeza (en sentido figurado y extricto) en muchas de sus aproximaciones a las hembras... en ocasiones, insisto, no le vale ni rezar, y así, es su etimología un trágico chiste premonitorio sobre su destino (Mantis en griego significa profeta). En biología, esta inmolación sólo puede entenderse como un proceso de selección sexual. Citando a S.J.Gould sobre Darwin: "los organismos pugnan por obtener un éxito reproductivo personal mayor y eso es todo. No hay grandes leyes acerca del bien de las especies o de los ecosistemas, no hay ningún sabio y vigilante legislador en los cielos: no hay más que organismos en lucha".
Ninfa de Mantis religiosa. Punta Umbría. Huelva. Ago. 08.
En mi pueblo, los mayores decían que este insecto era muy venenoso, y que si intentabas coger una, no dudaría en picarte. Recuerdo mis contactos con las mantis como mis primeras aproximaciones a la cienca. Por más que leía los libros que tenía al alcance por casa, no encontraba nada que hablara de picaduras ponzoñosas, como sí leía para las avispas o escolopendras. Así que no quedó otro remedio que probarlo. Si no pude leer nada acerca de sus picaduras, no deben ser muy dolorosas, pensé. Lo primero que hice fue aproximar un boli y observar si, al atacarlo, dejaba "gotitas" en el mismo. El experimento funcionó, no se apreciaban gotas de lo que pudiera pensar sería veneno. Después del boli (beta tester) entramos en pruebas en pacientes reales (el dedo). Y así, y desde entonces, voy como un profeta (o Mantis), enseñando a quien puedo que, aparte de inofensivas, son animales increíbles, grandes cazadoras que acechan a sus víctimas en la más absoluta quietud, sólo moviendo quizá la cabeza, pudiéndola girar hasta 180º.
Ninfa de Empusa pennata. Hoyo de Manzanares. Madrid. Mar. 12.
Una característica de los "mantidos" es que hacen una metamorfosis incompleta, de ahí que las ninfas se parezcan mucho a los adultos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario