jueves, 16 de febrero de 2012

Tanzania VII: Selous, río Rufiji

El sur también existe y, en Tanzania, es sobresaliente.
Queríamos conocer algo diferente a la ruta norte, la más popular de Tanzania y que incluye Tarangire, Manyara, Ngorongoro y Serengueti. Tras esta, los más andarines suelen optar por la ascensión al Kilimanjaro, los casi 6.000 m. de el techo de África. Nosotros dudábamos entre visitar Gombe ó Mahale, las selvas donde habitan los Chimpancés (Pan troglodytes) y otra fauna selvática ó seguir al sur y visitar alguna de las reservas menos conocidas y menos abiertas al turismo. Elegimos Selous.
A Selous sólo se accede vía aérea...
río Rufiji. Selous. Tanzania.



Bancales arenosos en constante cambio debido a las dinámicas de sedimentación en el río Rufiji. Selous. Tanzania.
Aproximación a la pista de aterrizaje, que nace desde un talud en el río Rufiji. Selous. Tanzania.
Selous es una reserva que históricamente se ha dedicado y se dedica en su mayor parte a la caza, aunque el extremo norte está abierto al turismo incruento de cámaras y contacto con la naturaleza. Selous es enorme, tanto como Aragón y Cantabria juntos, unos 54.600 km². Es, de hecho, una de las reservas mayores del mundo. Para mi, inimaginable. ¿Qué se puede conocer realmente de un área tan masiva en tres días? Comparativamente, la Zona de Conservación de Ngorongoro es un territorio protegido ridículo, de "sólo" 8.288 km² (aún así, mayor que la Comunidad Autónoma de Madrid), de los que sólo unos pírricos 264 km² (18x21km.) ocupan el propio cráter, la zona que visita la mayoría de la gente.
Sin tiempo para dejar el equipaje en las tiendas, situadas sobre un talud de un recodo del río (maravillosas vistas al atardecer), nos subimos a unas barcazas de suelo plano para recorrer las orillas del Rufiji (el río más caudaloso de Tanzania) y observar, desde esta privilegiada situación, una miríada de aves y otra fauna más notoria. Los más abundantes, los abejarucos, con tres especies: Abejaruco Frentiblanco (Merops bullockoides), el más abundante y de colonias más numerosas, el Abejaruco Chico (Merops pusillus) y Abejaruco Montano (Merops oreobates).

Colonia de Abejaruco Frentiblanco (Merops bullockoides). río Rufiji. Selous. Tanzania.
Colonia de Abejaruco Frentiblanco (Merops bullockoides). río Rufiji. Selous. Tanzania.
Abejaruco Frentiblanco (Merops bullockoides). río Rufiji. Selous. Tanzania.
Abejaruco Chico (Merops pusillus). río Rufiji. Selous. Tanzania.
Tras los abejarucos, destacar sus primos Coraciiformes, los Martines, incluyendo el preciosista y liliputiense Martín Pescador Malaquita (Alcedo cristata), el devoto Martín Pescador Pío (Ceryle rudis) ó el más terrestre Alción Cabeciblanco (Halcyon leucocephala). Increíble la corta distancia a la que pasábamos de sus orillas y de las perchas desde donde estos piscívoros esperaban la mejor oportunidad para lanzarse como sólo ellos saben, como balas de precisión con cálculo incluido de la reflexión de la luz para corregir el ángulo de entrada en el agua.

Martín Pescador Malaquita (Alcedo cristata). río Rufiji. Selous. Tanzania. ¡maldito liquen!
Martín Pescador Pío (Ceryle rudis). río Rufiji. Selous. Tanzania.

Alción Cabeciblanco (Halcyon leucocephala). río Rufiji. Selous. Tanzania.
Íbamos sumando especies a cada paso. Opciones de navegación como esta, en África, desde la que cómodamente observar las especies a corta distancia, son únicas y en esto, Selous se lleva la palma. Recordaba el paseo por el Chobe (Botswana), que siendo también espectacular, es muy concurrido y no disfrutas del entorno del mismo modo, con esta quietud y ausencia total de murmullos u otros ruidos de origen humano. Al margen de las especies, el entorno tiene el atractivo de los bosques mixtos de palmeras del género "Borassus" destacando en altura con el resto de vegetación, Tamarindos y otra vegetación arbustiva riparia incluida.
Borassus aethiopium destacan entre otra vegetación de menor porte. río Rufiji. Selous. Tanzania.
río Rufiji. Selous. Tanzania.
...el huidizo y de ojos descomunales Alcaraván Acuático (Burhinus vermiculatus), la potente Garza Goliat (Ardea Goliath), la cosmopolita Garceta Grande (Egretta alba), la Garcita Verdosa (Butorides striatus), la rara Cigüeña de Abdim (Ciconia abdimii) ó el frugívoro Buitre Palmero (Gypohierax angolensis) como ejemplos de la enorme variedad que concentra el río.

Garceta Grande (Egretta alba). río Rufiji. Selous. Tanzania.
Garza Goliat (Ardea Goliath). río Rufiji. Selous. Tanzania.
Alcaraván Acuático (Burhinus vermiculatus). río Rufiji. Selous. Tanzania.
Pero, de entre las aves, la más notable y especial de las que pudimos ver fue el interesante Rayador Africano (Rynchops flavirostris). Lamento no poder ofrecer una mejor foto de este especializado pescador que, como su propio nombre indica, "raya" la superficie del agua con su especializado pico de mandíbulas de diferente longitud hasta que se encuentra con un pez que nade en superficie. En ese momento, al mismo tiempo que cierra casi automáticamente su pico, vuelve su cabeza hacia sus pies para compensar el avance de su vuelo y permitir recoger su presa. Los rayadores crían en las playas temporales que deja el río en su dinámica de transporte y sedimentación, así que están expuestos al pisoteo de los Hipopótamos, Elefantes ó algún otro mamífero de gran tamaño. Entre sus enemigos, debe defender la puesta del voraz Varano del Nilo (Varanus niloticus), entre otras especies que observamos en las inmediaciones.
Rayador Africano (Rynchops flavirostris). río Rufiji. Selous. Tanzania.
Al días siguiente volvimos a remontar el río hasta alcanzar la isla de los pájaros: una garcera en la que criaban Picotenaza Africano (Anastomus lamelligerus), Garza Real (Ardea cinerea), Garza Cabecinegra (Ardea melanocephala) y Espátula Africana (Platalea alba). Fue complicado llegar, pues tuvimos que atravesar una serie de bajíos en los que la panza de la barcaza se quedaba semiencallada y le costaba avanzar. En ocasiones tuvimos que ayudarnos de largas varas para salir del paso. La tensión la ponían hipopótamos y cocodrilos que no perdían ojo de nuestros avatares. Con el río en acusado estíaje, pero siendo una fuente de agua permanente, Antílopes Acuáticos (Kobus ellipsiprymnus), Elefantes y Búfalos Cafres (Syncerus caffer) como este viejo macho se acercaban a saciar su sed.

Picabuey Piquigüaldo (Buphagus africanus) sobre Búfalo Cafre (Syncerus caffer). río Rufiji. Selous. Tanzania.

Garza Real (Ardea cinerea). río Rufiji. Selous. Tanzania.
Espátula Africana (Platalea alba). río Rufiji. Selous. Tanzania.
Picotenaza Africano (Anastomus lamelligerus). río Rufiji. Selous. Tanzania.
Pese a haber emepezado ya la cria, la Espátula Africana (Platalea alba) no deja de incorporar material al nido para tenerlo en perfectas condiciones. río Rufiji. Selous. Tanzania. río Rufiji. Selous. Tanzania.
No creo que se me borraba la sonrisa de la cara en todo el camino de regreso a nuestras tiendas. Si la felicidad tiene una cara, debí hacerme una foto. Extasiados puede resultar un tanto cursi, pero no encuentro mejor modo de definir la sensación tan completa que vivimos. Esa noche, volvimos a nuestras tiendas para pasar una noche que no olvidaríamos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario