martes, 26 de mayo de 2015

Mariposa de la Col (Pieris brassicae)

Su nombre científico la delata, pues el término brassicae refiere al gusto de esta especie por el género Brassica como planta nutricia (el alimento de sus orugas, antes de crisalidar). Esta vinculación hace de esta especie un lepidóptero de mucho éxito, éxito al nivel de la frustración de los agricultores. ¿Y cual es el motivo del éxito de la planta? Podríamos decir que su "ductilidad". ¿Y por qué digo esto? porque Brassica es uno de los mejores ejemplos de selección artificial de plantas de huerto, pues de sólo una especie, similar a Brassica oleracea, la especie silvestre, se desarrollaron una enorme variedad de formas atendiendo al desarrollo extremo de cada una de sus partes: de las hojas, el repollo, la berza o la col; de la flor, la coliflor, el brócoli o el "fractal" romanescu; del tallo, el colirrábano. Y mientras el hombre "forzaba" la selección de las variedades que le interesaban, la Pieris brassicae permanecía invariable, siguiendo a estos cultivos desde Asia Menor hasta donde quiera que fuera cultivada, aunque hay que decir que esta no es su única planta nutricia, o sea, que no está tan íntimamente ligada como otras especies con su planta, como sí lo esta la Arlequín (Zerynthia rumina) con el género Aristolochia. Y es que, cuando en la naturaleza algo funciona, ¿por qué cambiar?.
Por el lado de la planta, este esquema es uno de los más completos que he encontrado... A mi, me encanta!
Esquema de selección artificial desde la original Brassica oleracea a las distintas variedades que se cultivan actualmente.
Por el lado de la mariposa, aquí tenemos a la protagonista de la entrada. Con el negro de las puntas bastante desgastado, me lo ha hecho pasar mal en la identificación por su parecido con la Blanquita de la Col (Pieris rapae), pero me quedo con que la mancha apical no baja más allá de V6, así que, ¡Brassicae!. ¡Espero no haberme equivocado!
Mariposa de la Col (Pieris brassicae) vigilada por una araña cangrejo (Synema globosum) libando sobre Silybum marianum (con dudas). Mingorrubio, El Pardo. Madrid.




Y ahora vamos con la sorpresa en la que espero hayáis reparado. ¿Qué es ese bulto amarillo y negro que acompaña a la mariposa en la flor de este cardo?. Esta identificación ha sido más fácil. Se trata de la Araña Napoleón (Synema globosum), un tipo de "araña cangrejo" que acecha a insectos alados (habitualmente abejas o avispas) esperándoles cuando acuden a libar de la flor, una estrategia que lleva a saltar sobre sus víctimas y salir en ocasiones con ellas volando, cosa que sucede si la araña no acierta a inocular su veneno con suficiente celeridad. Su estrategia es exactamente la misma que utiliza el León que espera pacientemente que una descuidada Cebra se acerque al abrevadero donde espera el primero. Y lo mejor de todo: no hay que ir muy lejos para observarlo!.
Un grupo de Mariposas de la Col (Pieris brassicae) obtienen sales minerales en la orilla del Manzanares a su paso por Mingorrubio, El Pardo. Madrid.

miércoles, 13 de mayo de 2015

¡Inconfundibles!

La impresión general del aspecto que te permite la identificación de un ave no alcanza únicamente a la forma y el tamaño, sino que cuenta con un sinfín de detalles que pasan desapercibidos para cualquier lego en la materia, pero que resultan ser muy familiares para los que no dejamos de forzar las cervicales en cuanto intuimos, siquiera, la presencia de un pájaro... A este conjunto de caracteres los ingleses lo llaman JIZZ/GISS (General Impression, Size and Shape) y llegando la primavera, hasta las aves menos conspicuas en otra estación, dan la nota, algunas bien alta, llamando la atención con sus melodías, algunas más repetitivas y monótonas, otras más elaboradas y variables, pero en todo caso, haciendo que su cuerpo adquiera un particular "escorzo": forma única que adquiere su cuerpo al dedicarse con su canto a las competiciones menos incruentas y más limpias que existen. Y así, en contrastado contraluz, el Ruiseñor (Luscinia megarhynchos) se hace inconfundible.

Ruiseñor Común (Luscinia megarhynchos) en pleno canto. El Boalo. Sierra de Guadarrama. Madrid.
Visto a buena luz (la última de la tarde, que es cuando empieza a cantar), más fácil...

Ruiseñor Común (Luscinia megarhynchos). El Boalo. Sierra de Guadarrama. Madrid.

¡Pero dejémonos de rodeos! En esta época del año no hace falta ni abrir los ojos, incluso casi mejor... ¿no os parece maravilloso?

video


En el foro de aves "GOCE" (Grupo Ornitológico Cacereño / SEO Cáceres), único foro de aves en el que participo, se ha debatido en varias ocasiones sobre el canto del Ruiseñor Común. Un momento muy lúcido lo vivimos en 2013 cuanto Carlos de Hita publicó una entrada sobre el Ruiseñor (aquí), la polémica se desató:

Decía Honorio Iglesias : Con todos mis respetos hacia las dos (tres) especies por él veneradas [refiere a C. de Hita] en el texto (Mirlo y Zorzales), es como comparar a Eric Clapton (que habitualmente suena correcto y variado en sus improvisaciones a lo Zorzal) con la verdadera genialidad (que incluso podría partir de algunos rifes menos elaborados pero llenos de sentimiento y virtuosismo) de la guitarra de Stevie "Ray" Vaughan (ruiseñor). ¡Ahí queda eso!

Por su parte, Dave Langlois comentaba: A una persona cualquiera le puede parecer preferible al ruiseñor el mirlo por su desenfado magistral, el chochín por su bravura desenfrenada, la capirotada por su fluidez, la totovía por su melancolía...  y allí no hay nada que decir: son gustos personales y subjetivos de cada uno. Lo que no se puede decir de ninguna manera es que sea simple: Objetivamente es el más complejo de todos Sin utilizar palabras subjetivas y antropomórficas como "variación", "invención", podemos decir sin temor a equivocarnos que ningún otro pájaro tiene el compás tan tremendo que tiene el ruiseñor entre la nota más alta y más baja, las increíbles apoyaturas que gasta de dos notas distanciadas por octavas y producidas casi a la vez (cosa que no tiene ningún otro pájaro del Paleártico Occidental), la pureza absoluta de algunas de las notas (serían onda senoidal perfecta en un fonograma), la rapidez asombrosa de producción, el volumen, la entrega y ataque... Igual con la apariencia, a uno le puede parecer más entrañable un mosquitero que un abejaruco por su viveza o porque le parece demasiado el abajero. Gustos. Lo que no se puede decir es que el abajero es menos colorido. Esto sería sencillamente estúpido. [Brillante!].

Otras aves se dedican también al rito anual de la búsqueda de pareja y defensa de territorio, y también  adquieren su particular e inconfundible pose al emitir su reclamo, no siendo necesario alcanzar a observar los detalles de sus colores para identificarlo, como le ocurre a este Serín Verdecillo (Serinus serinus), de vívido color amarillo limón.

Serín Verdecillo (Serinus serinus). Embalse de Navalmedio. Sierra de Guadarrama. Madrid.
Pero si de escorzo hablamos, la posición que adquiere el cuello del Mosquitero Papialbo (Phylloscopus bonelli) forzándolo hacia atrás sobre su espalda cuando emite su explosivo canto, le confiere un aspecto único a este habitante de los bosques de la mitad norte, o de las montañas en la mitad sur de la península.

Mosquitero Papialbo (Phylloscopus bonelli). Embalse de Navalmedio. Sierra de Guadarrama. Madrid.
Entrada especialmente dedicada a Dave Langlois, por todo lo que nos ha enseñado sobre el elaborado canto de los Ruiseñores. No conozco a nadie que sepa detallar con tanto gusto las diferencias en los cantos de las aves, roza lo magistral, ¿qué digo?, ¡es magistral!

lunes, 4 de mayo de 2015

Peonía (Paeonia broteroi)

Bella y tóxica flor, uno de los endemismos más interesantes de nuestra flora, medra en los sotobosques algo húmedos de pinares, melojares, alcornocales, encinares o fresnedas (prefiere la exposición sol y sombra) de los sistemas montañosos del centro y sur peninsular. La rosa alabardera o matagallinas quedó fuera del resumen del año pasado "Apogeo", así que con esta entrada pretendo exculpar mi pecado. Lo mejor de todo es que crece muy cerca de casa, protegida entre Rosales silvestres (Rosa canina) y Melojos (Quercus pyrenaica).
Peonía (Paeonia broteroi). Mayo 2015. El Boalo. Sierra de Guadarrama. Madrid.
Esta flor es bonita incluso antes de abrirse...
Peonía (Paeonia broteroi). Mayo 2015. El Boalo. Sierra de Guadarrama. Madrid.
Peonía (Paeonia broteroi). Mayo 2015. El Boalo. Sierra de Guadarrama. Madrid.
...aunque una vez abierta, incluso cuando se desprende de la compostura inicial y pierde la vergüenza,   despliega su singular belleza, no hay cosa igual. El número de pétalos es variable, comúnmente 6 u 8, pero puede tener hasta 10.

Peonía (Paeonia broteroi), también llamada Rosa de Alejandría. Mayo 2015. El Boalo. Sierra de Guadarrama. Madrid.

¡Sierpe! ¡Rosa! ¡Fuego! Tal es tu armonía:
gracia de tres formas es tu gracia inquieta,
tu esencia de monstruo en la alegoría se descubre.
(Rosa de Alejandría, Ramón M. Del Valle Inclán)